..................

viernes, 29 de octubre de 2010

DOS ANCIANAS EXTREMEÑAS BORDANDO

Calentando su pena al resolano,
como dos manchas negras, dos ancianas
van bordando floridas filigranas
en manteles de nieve mano a mano.

Intentan aliviar…¡intento vano!
su presente de arrugas y de canas
con sedantes costuras cotidianas
a las últimas brasas del verano.

Ancianas de mi tierra cuya vida
es mirar hacia atrás porque han perdido
la ilusión de vivir en el presente.

Impasibles, esperan la partida
para hacer su más largo recorrido
y mirar a la muerte frente a frente…

LA VIDA ES UNA PARDA SEMENTERA

La vida es una parda sementera
y tú quieres coger buenas cosechas
sin sembrar las semillas en las fechas
en que, ardiente, la tierra las espera.

Sumido en somnolienta modorrera,
se te escapa tu tiempo y no aprovechas
esa tierra, tu vida, porque te echas
a soñar al sopor de una quimera.

Y contemplas tu tierra con trsiteza
convertida, tu vida, en un secano
al que manchan matojos y maleza.

Es la ley de la vida del humano:
lo que siembras recoges con largueza
y, si no, pierdes vida grano a grano...

MIRA ESTOS CAMPOS... (1)

Mira estos campos: cuánta avena loca,
cuánta amarga retama, cuánta ortiga,
cuánto cardo punzante..., ni una espiga
para el pan cotidiano que nos toca.


De harapienta y verdosa telaraña
se ha vestido esta tierra de secano;
ya produce maleza en vez de grano,
derrotada la mies por la cizaña.

Condenada al capricho de la caza,
ya es campo de batalla, no de mieses;
se cosechan negocios, intereses
donde sólo unos pocos meten baza.

Divorciado del campo el campesino
-¡su esperanza podrida en las esperas!-
renunció para siempre a sementeras
y encontró en la ciudad otro destino.

Ya no traza su arado la hendidura
amorosa del surco... en el barbecho
con la reja por falo bien derecho
para hacer con amor la sembradura.

De pastores ya huérfano el rebaño,
cabizbajo y de forma descarriada,
va por tierra cercada de alambrada
sobre un pasto misérrimo y huraño...

!Me recorre un glacial escalofrío
cuando observo estos campos tan enfermos,
sin canciones ni espigas, siempre yermos,
sentenciados a coto y a baldío!

Mira este pueblo: débil, desangrado,
sin corriente de vida por sus venas,
sin latido, sin voces..., donde apenas
se presiente que vive desahuciado.

Ya sus calles calladas y vacías
- tal el cauce de un río sin corriente-
ya no huelen a vida, a pan reciente
ni se sienten los pasos de los días.

Porque no ocurre nada... , sin historia
van pasando los días, cangilones
de una noria sin agua, sin razones
para un tiempo sin huella, sin memoria.

Ya sus casas, sombríos almacenes
de recuerdos, silencios, pesadillas,
donde arañas, gusanos y polillas
a destajo trabajan en sus bienes.

Se cerraron sus puertas, sus ventanas
al amor, al futuro, a la hermosura;
ya no sienten por dentro esa ternura
que rezuman las cosas cotidianas.

Sin cuidados constantes de su dueño
- ya en ambientes distintos y distantes-
han sufrido abandonos humillantes
y su aspecto actual no es halagüeño.

!Lagrimones resbalan de mis ojos
cuando veo mi pueblo despoblado
y me punza un dolor en el costado
tal de ramo de cardos o de abrojos!

Mira estas gentes de mancas inquietudes,
tan miopes que sólo la apariencia
les preocupa en su sórdida existencia
reducida a costumbres y actitudes.

Estas gentes cegadas de ignorancia,
amasijos de sombras y de dudas,
que, de tanto callar, se han vuelto mudas,
sin vivir con su tiempo en concordancia.

Su estatura mental no da la altura
del listón de persona en su destino;
han perdido conciencia en su camino
y caminan sin rumbo, sin ventura.

Sometidas a turbios fatalismos,
ya no saben usar de su cabeza
por su cómoda y crónica pereza
mental, que les impone mimetismos

Sólo encuentran placer en la materia:
el dinero, el deseo, la pitanza...;
la cultura no pesa en la balanza
de su vida tiznada de miseria.

Entre vasos, botellas y barajas,
van perdiendo su vida a manos llenas
y echan culpas a otros de sus penas,
de sus males, fracasos y migajas.

De maneras sencillas y espontáneas,
pero duras y tercas como rocas,
por prejuicios sin juicios, son barrocas
y cultivan envidias subcutáneas.

Estas gentes son campo tan propicio
para siembra de envidias, de rencores,
de mentiras..., cultivo de señores
que empujaron mi tierra al precipicio.


!Un rabioso rumor... como de avispas
desde el fondo del alma a la garganta,
al pensar en mi gente, se levanta
bajo forma de versos que echan chispas!

(1) Con este poema, el autor obtuvo el Primer Premio del concurso poético "José de Espronceda" de Barcelona, en 1995, premio que también había ganado el año anterior con otros poemas.

viernes, 22 de octubre de 2010

SEMBRADOR DE VERSOS

Por ser sembrador de versos
en parcelas del papel,
mis adversarios perversos
dicen que soy un luzbel,
que traiciono tradiciones
al salirme de riel,
del raíl de sus razones
a las que nunca fui fiel;
que desprecio al pueblo llano
- aunque soy un hijo de él –
y no le tiendo una mano
para subir su nivel;
que yo apático me aparto
a cultivar mi vergel
y nunca con él comparto
mi poético pastel;
que yo a las nubes me elevo,
a mi torre de Babel,
sin pagar lo que le debo
a mi pueblo en arancel.

Porque rechazo el redil
del rebañego tropel
con un sentimiento hostil
a tanto vano oropel
y convivo y no combebo
tanto mal vino a granel
y mi vida sobrellevo
sin vocación de tonel;
porque doy más que recibo
y hacia mí se inclina el fiel
de la balanza y escribo
con amor a flor de piel,
me critican los cretinos
con un criterio cruel:
vituperios viperinos
de sierpes de cascabel…
Me siguen y me persiguen
tal a la liebre el lebrel,
mas cazarme no consiguen
porque estoy a otro nivel;
los canallescos caínes
me convierten en su abel
y, tal rabiosos mastines,
quieren a tiras mi piel.

Me lanza el torpe torpedos
como coces un corcel
y el más burdo borda enredos
porque tenga un mal cartel;
el más injusto sin juicio
dicta guerra sin cuartel
por lanzarme al precipicio
o colgarme de un cordel.

¡Cuánta infamia por mi fama
- abejorreos de burdel –
con amargor de retama
donde yo esperaba miel;
pero su inquina, su encono,
su envidia de amarga hiel,
los aprovecho de abono
para abonar mi plantel.
Nada os debo, nada espero
ni simple flor de papel
y un vital sentido austero
me impide esperar laurel.

¡Por ser sembrador de versos
en mi lírico vergel,
así caínes perversos
pagan…, pegan a este abel!

AMOR A EXTREMADURA

Estoy lleno de ti..., por ello vierto
esta carga de cálida ternura
que, en forma de amorosa calentura,
me pone tanto amor al descubierto.

De par en par, mi corazón abierto
va dejando salir por su abertura
el amor que te tengo, Extremadura,
que en materia poética convierto.

Y, a pesar de esa ausencia atormentada,
de esa ingrata distancia en que resido,
desde lejos yo siento tu llamada...,

desgarrado clamor entristecido
de una madre que espera resignada
el retorno de un hijo que se ha ido.

viernes, 15 de octubre de 2010

TODAVÍA...

Yo los siento tan cerca, aunque esté lejos
de esos caros rincones de mi infancia
y aún conservo en el alma la fragancia
de mis tiernos recuerdos más añejos.

Todavía refulgen sus reflejos
y, a pesar de mi ausencia, de mi errancia,
del olvido voraz, de la distancia...,
se convierten en versos sin complejos.

Todavía retengo en la retina
de los ojos del alma aquel paisaje
natural de mi infancia campesina.

Son recuerdos..., ingrávido bagaje
en mi vida foránea, peregrina,
con que rindo a mi tierra un homenaje.

domingo, 10 de octubre de 2010

ROSAL AGRADECIDO

Mira, esposa, el rosal qué agradecido,
con el agua del pozo y mis sudores,
regué y, a pesar de los ardores
de estos días de estío, ha florecido

Una ofrenda floral nos ha ofrecido
tal en pago a mis líquidos favores,
como dando las gracias… con sus flores
por el trato afectivo recibido.

Piensa, esposa, en modelos y modales
de esos seres llamados “racionales”
sin razón para tal merecimiento…

Tome ejemplo moral de los rosales
el humano de ingrato tratamiento
si desea que aflore el sentimiento.

sábado, 9 de octubre de 2010

TIEMPO MUERTO (Vacaciones veraniegas)

Con los libros en grata compañía,
yo me libro esos días del estío,
de esas horas tediosas del hastío
en amena y fructífera armonía.

El gran ocio me ofrece garantía
de vivir sin horario, a mi albedrío,
tiempo libre que no pasa baldío
porque leo y escribo cada día.

Con fecundo y balsámico ejercicio
de lectura, doy vida al tiempo muerto
en los tórridos días del solsticio.

Y, otras veces, mis horas las invierto
en verter en mis versos sin prejuicio
mi corazón de par en par abierto.

PROTOTIPO DE TREPA

Me he topado con un tipo
que, a todo escape, se escapa,
tripulando a toda chapa
un coche que quita el hipo.

Con más complejos que Edipo,
se tapa con bella “capa”
su vacío, su zurrapa
y es de trepa un prototipo.

Solo le ocupa y preocupa
tupir de tapas su tripa
y vivir su vida a tope.

Por eso, siempre a la grupa
de su coche, va el guripa
sobre ruedas y al galope.

sábado, 2 de octubre de 2010

ANACRÓNICO MACHISMO (SONETILLO)

Ya es vicio tan obsoleto
ese absoluto machismo
al que le sobra egoísmo
y le hace falta respeto.

Doy mi voto para el veto
del crónico anacronismo
que sólo piensa en sí mismo
y en la mujer como objeto.

Tras lustroso escaparate,
late un machismo primario
de este primo del primate.

Con un trato autoritario,
trata, maltrata y combate
a la mujer, su adversario.

viernes, 1 de octubre de 2010

SIN DAR GOLPE

Tú clamas y reclamas tu derecho
a una vida más próspera, más digna,
mas tu inepcia a la inercia se resigna
sin dar golpe..., ¡tan sólo los de pecho!

Sin cultivo – cultura -, vil barbecho
es tu vida tan yerma, tan indigna
donde arraiga la grama más maligna
sin dar fruto, cosecha ni provecho.

Tu deber de persona te sacudes
por beberte tu vida en la taberna
entre vahos de adversas actitudes.

Se ha quedado sin pilas la linterna
de tu mente, ya ciega de inquietudes,
y no encuentras salida a tu caverna.