..................

martes, 30 de noviembre de 2010

DÍA DE VIERNES SANTOS (Estampa extremeña)

Mañana de Viernes Santo,
de Dolores y de duelo;
reactores de raudo vuelo
tejen , con mágico encanto,
una gran gasa en el cielo.

Con fibra de queroseno,
fabrican con gran ventaja
la mortuoria mortaja
a Jesús el Nazareno
que yace muerto en su caja.

Sudario de nívea lana
del gran progreso el tributo
que pone nota de luto
en la límpida mañana
de un cielo añil, impoluto.

Viernes Santo de Dolores,
de olores a incienso y cera
que avivan la fe señera
con sus febriles fervores,
primores de primavera.

La noche viste la Tierra
con un fúnebre sudario
en un acto solidario
porque esta noche se entierra
a Jesús en el Calvario.

Sufre en su frente la afrenta
de una corona de espinas
con que unas almas mezquinas
la dan muerte más cruenta
por vesánicas inquinas.

Va en ataúd transparente
con su herida en el costado
del lanzazo propinado
por un soldado indolente
ya en su cruz crucificado.

Tradiciones milenarias
con un arraigo tan fuerte
que el pueblo en ellas se vierte
en procesiones, plegarias…
por rendir culto a la muerte.

Ancestrales tradiciones
de un gran sentido cristiano
que ve en el otro un hermano
más ameno en emociones
para un vivir más humano.

Tiempo de Semana Santa
de vida adusta, discreta,
en que la sacra saeta
el pueblo sencillo canta
al Redentor del planeta.

Tiempo de sano solaz,
lejos del ruido, del humo,
de un tren de vida en consumo
que nos consume la paz
con las grimas de su grumo.

Falaz euforia de feria
donde domina lo estético
y pierde el sentido ético
la vida y gana miseria
moral a ritmo frenético.

Con sentir seudomoderno,
se adora al becerro de oro
en mundo ya sin decoro
que hace de la vida infierno
y de la Tierra, su aforo.

Por esta visión anfibia
de esta fiesta en estos lares,
unos combeben en bares
y otros conviven en Biblia
rezando ante los altares.

viernes, 26 de noviembre de 2010

ENTRE ANCIANOS ENCINARES

Entre ancianos encinares,
cabalgo en mi bicicleta
porque es la mejor receta
para curar mis pesares.

Solar patrio de mis lares
donde aprendí a ser poeta
y hallé de vate esta veta
con que compongo cantares.

Con mis fuerzas ya remisas
a esfuerzos, yo pedaleo
y paladeo estas brisas .

Este matinal paseo
sin gases, ruidos ni prisas,
es mi más grato recreo.

martes, 23 de noviembre de 2010

PANDEMIA PORCINA (SONETILLO)

Existe un tipo de gente
que, al suelo, arroja basura
y así se pone a su altura,
ensuciando el medio ambiente.

Gente tan corta de mente
que, por su escasa cultura
o su antisocial postura,
de mala hierba es simiente.

Con su conducta porcina,
por falta de algunas tuercas,
el planeta contamina.

Por sus costumbres tan puercas,
ya esta gente es convecina
de los hombres de Atapuercas.

viernes, 19 de noviembre de 2010

A UN ASPIRANTE A BURGUÉS

Tú te afanas de forma irreflexiva
porque tienes delirios de grandeza
y te llenas de nubes la cabeza
por buscar la riqueza...¡tan esquiva!

Y tu humilde conciencia en carne viva
tergiversa flaqueza en fortaleza
y piensa que es riqueza esa pobreza
que el consumo disfraza de atractiva.

Convertido en un pobre Sanchopanza,
vas llenando tu vida de aparatos
que circundan de muros tu esperanza.

Sólo buscas placeres, buenos ratos
con tu pobre riqueza que no alcanza
y te duelen los pies de los zapatos...

PSEUDOMODERNO

Nos invade este mundo un abejorro
que, en sus modos, emula a la cigarra
y nos da con sus ruidos la tabarra
al pasarse las normas por… el forro.

Por subirse a la parra…, baja al porro
y, en fanfarrias y farras, despilfarra
su dinero y su vida por panarra,
sin conciencia social, con mucho morro.

Con pendientes, cadenas, tatuaje
y un polícromo y prolífico pelaje,
él se siente persona muy moderna.

Mas su vida subida del voltaje
le ha dejado sin pilas su linterna
y, sin luz, ya retorna a la caverna…

viernes, 12 de noviembre de 2010

DOS CARAS COMO LA LUNA (SONETILLO)

Hay gente con cara doble
como la hipócrita Luna:
una blanca y bella y una
oculta, oscura e innoble.

Tienen conciencia de roble,
una conducta zorruna
y una mente siempre ayuna
de cualquier idea noble.

Personas camaleónicas,
expertas en camuflaje
por costumbres anacrónicas.

Tras retorcido mensaje
de columnas salomónicas,
ocultan su mal follaje.

martes, 9 de noviembre de 2010

ALMA DE ALMEJA

Tienes el alma de almeja
y el humor de calamar,
tan cerrada, tan compleja…,
que, ni servida en bandeja,
serás de amor un manjar.
Ningún galán te corteja
con tales galas de ajuar
y así no hallarás pareja
que se aproxime a tu reja
y te lleve hasta el altar.

Año tras año, perpleja
viste la vida pasar
de puntillas… Te haces vieja
y ya tu rostro refleja
el rastro de tu pesar.
Por tu callada calleja,
ya no se oye aquel cantar
de un joven que, en Nochevieja,
su alma abrió de par en par
y quiso ser tu pareja
como marido ejemplar.

Ya más avispa que abeja
-sin cera ni miel que dar-
el hombre de ti se aleja
y, con tu dolor, te deja
sola en tu sala de estar;
porque el amor se asemeja
al vino que, en su lagar,
lo daña el tiempo, lo añeja
y, aunque en tonel se proteja,
se hace acedo al paladar…

viernes, 5 de noviembre de 2010

CONFIDENCIAS AUTOBIOGRÁFICAS

Una mañana de otoño,
vine a este mundo en un pueblo
de la Alta Extremadura
que se llama Jaraicejo;
aunque me arrancó la vida
de esta tierra, yo me siento
de los pies a la cabeza
extremeño al cien por ciento.
Por nacer un triste otoño,
del alma se me cayeron,
como pálidas hojillas,
las ilusiones, los sueños…

Soy la encina cenicienta
que arrastró un extraño viento,
pero sus hondas raíces
siguen fieles a su suelo.
Por esas tierras de Dios,
tuve suerte… ¡no me quejo!,
pero perdí la alegría
y la echo mucho de menos;
por eso, no os extrañéis
que vaya siempre tan serio
por los caminos del mundo
de la mano del silencio
y así encontré esta tristeza
en un esquina del tiempo
y me sigue a todas partes
como un importuno perro,
siempre pegada a mi alma
a la espera de algún hueso.

Por mi apariencia exterior,
nunca pregunto al espejo
porque mi clara conciencia
me da muy buenos consejos.
Nunca miro las fachadas
de las personas, prefiero
mirar su mundo interior
por ver lo que llevan dentro;
no me inquieta su apellido
ni me importa su dinero,
sólo una limpia conciencia
y un corazón verdadero.

No me guío por la gente
para elegir mi sendero:
ve más un águila sola
que todo un rebaño entero;
no quiero caminos anchos
de rebaños soñolientos,
prefiero la angosta senda
que me marca el pensamiento.
Me gusta escribir y escribo
para verter lo que siento:
mi sangre sirve de tinta,
mi corazón, de tintero.
Agricultor de la pluma,
sembrador de sentimientos,
la vida me da semillas
que voy sembrando en mis versos

Por las cosas materiales,
siempre sentí un gran desprecio
porque convierten al hombre
en esclavo satisfecho
que sólo busca en la vida
sanchopancescos provechos
para cubrir un vacío
que rellena con objetos.
Le pido poco a la vida:
salud, trabajo y, al menos,
un mendrugo de esperanza
para el corazón hambriento
de paz, de amor, de justicia,
de esos nobles sentimientos
con los que llena su vida
un corazón quijotesco;
me pido tanto a mí mismo
que estoy siempre insatisfecho
y vivo en continua guerra
con mis propios pensamientos…

Pago a buen precio la deuda
de haber nacido extremeño
con las húmedas monedas
de un llanto que va por dentro
y me duele la distancia
y el disfrazado destierro
que me hipoteca la vida,
pagando en pena el impuesto.
Con la verdad por bandera,
mi corazón pregonero
clama a las sordas conciencias
por despertarlas del sueño,
de ese sueño secular
que adormece los cerebros.
Con vocación quijotesca,
yo grito a los cuatro vientos
y os convoco a la defensa
de un sentimiento extremeño…

martes, 2 de noviembre de 2010

HIJO AGRADECIDO

Ni medallas espero, ni a laureles
nunca aspiro de manos tan avaras;
el poeta se encara a malas caras
cuando acusa a caínes contra abeles.

Siempre fui un enemigo de oropeles,
de funestas euforias, de algazaras…,
no me meto en camisas de once varas,
aunque escribo con sangre en mis papeles.

Con la sangre que escribo por la herida
de la ausencia, a mi pueblo dolorido
escribí muchos versos en mi vida.

Porque soy hijo suyo agradecido
y, aunque en tierra lejana yo resida,
siempre siento a mi lado su latido…