..................

viernes, 28 de enero de 2011

VIVIR A MEDIAS

Descubrir yo quisiera algún remedio
que remedie de miedos y de inedias
a esos seres que viven sólo a medias
repudiando el estudio por el tedio.

Sacudirse no saben el asedio
de sus dramas diarios, sus tragedias…;
para su manquedad, no hay ortopedias
que les puedan salvar por propio medio.

Y se aferran con furia a la materia
que les dicta una dura dictadura
donde impera una anímica miseria.

Por su anemia moral, por la locura
de un vivir con la euforia de una feria,
pagarán alto coste en su factura.

martes, 25 de enero de 2011

EN MI TIERRA ME SIENTO FORASTERO

(Lamentación que escuché
de boca de un emigrante)

Porque aparto mis pasos del rebaño
y no sigo sumisas servidumbres,
ni me dejo arrastrar por las costumbres
que esclavizan al hombre desde antaño.

Porque vivo de espaldas al engaño
de la inerte materia y sus relumbres
y me gustan los vientos de las cumbres
que me barren del alma el desengaño.

Porque tengo una escala de valores
tan distinta a la vuestra que prefiero
cultivar el saber, no los sabores.

Como a gallo en ajeno gallinero,
me miráis por prejuicios y rencores...
¡y, en mi tierra, me siento forastero!

lunes, 24 de enero de 2011

MODA SIN MODALES

Una moda “moderna” sin modales
nos invade la vida como plaga;
una peste porcina que propaga
unos fétidos tufos de albañales.

Se contagia una especie de animales
con disfraz de persona, que se embriaga
con viciosa inmundicia y encenaga
los más claros y puros fontanales.

No respetan valores ni derechos
porque guardan rencores subcutáneos
contra seres y objetos por despechos.

Sin ningún ideal bajo sus cráneos,
se comportan tal cerdos satisfechos
por impulsos primarios, espontáneos.

domingo, 23 de enero de 2011

¡CUÁNTAS HORAS DE LÍRICAS LABORES!

Cuántas horas de líricas labores
sin fijarme un horario ni una fecha
en trabajo a destajo por la brecha
de los surcos del verso, entre sudores.

Con semillas y abonos superiores,
de su siembra ya el alma satisfecha,
mas halló - en desencanto - por cosecha
amarguras, pesares, sinsabores...

Yo no sé si la culpa fue del suelo,
por carencias de sales, por dureza...
o escaseces acuáticas del cielo.

Tal vez fuera la causa mi torpeza,
pero sé que sentí gran desconsuelo
y el porqué no me cabe en la cabeza.

sábado, 22 de enero de 2011

MIS SEÑAS DE IDENTIDAD

Yo soy del sur, extremeño;
procedo de los de abajo
y, aunque soy padre de versos,
soy un hijo del trabajo.
Mi tierra es extrema y dura
para el que viste de andrajos
y extremadamente blanda
para buitres, zorros, grajos…
Nací en la tierra de encinas,
entre el Almonte y el Tajo;
de allí, vientos de la vida
me han arrancado de cuajo.
Resido en tierras del norte
donde tengo el pan y el tajo;
soy sembrador de cultura
y siembro ideas a destajo.
En mis llanuras del alma,
apaciento un gran hatajo
de recuerdos y añoranzas
en mis ratos de relajo.
Me gusta regar raíces
de aquel que se fue al carajo
de la emigración un día
por culpa de cuatro grajos.
Toda clase de malezas
de mi conciencia descuajo:
zarzas, cenizos, ortigas,
avenas locas, hierbajos…
Con voluntad de pan tierno,
Mi vida me desmigajo
en versos para mi gente
tal poético agasajo.
Yo nada debo, me deben
horas extras que, a destajo,
apliqué a sembrar mis versos
que ofrezco a precio muy bajo.
Por humildad, me veréis
caminado cabizbajo:
no quiero humillar a nadie
ni ante nadie me rebajo.
Sin dobleces, sin rincones
ahumados, sin altibajos,
con alma limpia y planchada,
voy y vengo; subo y bajo,
Me aparto de los partidos;
mi corazón no es colgajo
para partir…; por entero,
se lo entrego a los de abajo.
Comprenderéis que no tenga
voluntad de escarabajo
para pagar en pelotas
lo que pago con trabajo.
No me busquéis en las fiestas:
odio el ruido y los brebajos
con que se alegran su sangre
tantos tristes espantajos.
Con pluma o con libro en ristre,
me encontraréis en mi tajo,
poniendo el pensar a punto
y el corazón boca abajo
o, tal vez, por un camino
angosto de algún atajo,
buscando lo que no encuentro
y, por eso, me encorajo.
Yo llevo un collar de penas,
colgando tal un badajo,
con la alegría hecha añicos
y la esperanza, un pingajo.
Mi corazón, vuestra casa,
de par en par, desencajo
por sus puertas y ventanas
por si precisáis sombrajo.
No obstante, algunos de envidia
me escupen escupitajos
de indiferencia o desprecio:
¡es su labor…, yo la encajo!

viernes, 21 de enero de 2011

PARAÍSO PERDIDO

Vine al mundo una noche
cuando reinaba escorpio
tal fruto ya maduro
de un árbol en otoño.
De labradores padres
fui el único retoño;
su ubérrima ternura
la tuve en monopolio.
Fui humano recipiente
donde vertieron todo
su amor, sus inquietudes,
su nobleza y decoro.
De paz era un remanso
aquel hogar tan probo
donde el amor corría
tal fontanar, a chorros.
Llanuras de encinares,
de jaras, de rastrojos…,
de mi feliz infancia
fueron telón de fondo.
Fui amigo de animales:
corderos, perros, potros…;
su trato fue más grato
que el dado por vosotros.
En este ambiente edénico
de tonos tan bucólicos,
mis años infantiles
pasaron como un soplo;
paraíso perdido
que, a veces, yo recorro
de manos del recuerdo
con aire melancólico;
bagaje de memorias
que llevo en los más hondo
del alma y la iluminan
tal luminoso foco.

En libros y en labranzas,
gasté mis años mozos
y mi pan cotidiano
lo pagó el sudor propio.
Por los libros, fui libre;
por mis padres fui sobrio:
¡es tan corto el camino
y hace falta tan poco!
Me alejé de los lujos
del consumo ostentoso;
me amoldé a ser humilde
por respeto a mi prójimo.
A las fiestas y fastos
renuncié ya muy pronto
por austero y sencillo
y por ser fonofóbico.
Preferí yo el estudio
al estadio, a los toros…,
el “panem et circense”
lo encontré muy tedioso.
Dediqué a labor lírica
horas de oro del ocio;
soledad y silencio
fueron siempre mis socios.
Sembré miles de versos
con el noble propósito
de ofrecerle a mi gente
un libresco manojo,
una lírica herencia
que sirviera de fondo
cultural a mi pueblo
al servicio de todos.

Mas mi esfuerzo fue estéril
y cayó en saco roto:
para el listo de turno
yo era un ser peligroso
porque no acepté normas
rebañegas de otros
y seguí otros senderos
espinosos y angostos.
Por versado en los versos,
por encima del hombro,
me miraron los necios
con rencor envidioso;
despreciaron mis versos
por sus necios antojos,
-¡nunca aprecian los necios
la labor de su prójimo!-

Pero sigo y prosigo
tan tenaz por estoico
con la frente muy alta,
sin careta en mi rostro.
Vuestros juicios injustos
me paso por los… forros
y es el tiempo a la larga
quien será juez de todos.
Yo, ante el pueblo sencillo,
de rodillas, me postro
y le ofrezco mis versos
en fraterno ofertorio
porque pueblo yo soy,
mi raíz no traiciono
y hacia él me dirijo
con sus penas al hombro
y, en mi patrio terruño,
esta tarde de agosto,
os entrego estos versos
por si os son provechosos…

PANDEMIA PORCINA

Existe un tipo de gente
que, al suelo, arroja basura
y así se pone a su altura,
ensuciando el medio ambiente.

Gente tan corta de mente
que, por su escasa cultura
o su antisocial postura,
de mala hierba es simiente.

Con su conducta porcina,
por falta de algunas tuercas,
el planeta contamina.

Por sus costumbres tan puercas,
ya esta gente es convecina
de los hombres de Atapuercas.

martes, 18 de enero de 2011

ES COSTUMBRE COMÚN EN EL INGRATO

Es costumbre común en el ingrato,
por falta de talento y de talante,
portarse de una forma por delante
y de otra por detrás, por doble trato.

Por miopías mentales de insensato,
no valora el favor de un semejante
y su cara, careta de farsante,
nos confirma su anímico sustrato.

Yo no sé que fanática perfidia
le socava por dentro tal carcoma
a rabiosos mordiscos, por la envidia.

Sólo sé que su mundo se desploma
al morderse a sí mismo en su desidia
y su vida ya es gris y sin aroma...

domingo, 16 de enero de 2011

FANATISMOS FÓNICOS

Yo no sé por qué falso modernismo
tanto joven al ruido se encadena
con eufóricos cantos de sirena
programados “con cierto” despotismo.

Atrapado en eufónico hedonismo
de un frenético ambiente de verbena
con estrépito de histérica colmena,
ya no piensa ni siente por sí mismo.

Le conciertan maléficos festejos
una turba de turbios malandrines
con fulgentes y fónicos manejos.

Sólo buscan lucrarse en sus trajines
anulando del joven los reflejos
y su pasta alimente maletines…

sábado, 15 de enero de 2011

CONTRADICCIONES EXTREMEÑAS

(Estrofas de pie quebrado
o manriqueñas)

Si tanta extensión tenemos
en esta tierra,
¿por qué un millón de extremeños
no cabe en ella?
Y, teniendo tanta tierra,
yo no me explico
que exista un millón de pobres
y cuatro ricos.

La tierra ya no se labra:
¡cardo y retama!
Los labradores parados:
¡mal panorama!
Pensando en las soluciones,
yo encuentro raro
que, habiendo tanto trabajo,
vivan en paro.

Dos grandes ríos caudales
y otros pequeños,
pero este campo, en verano,
es un infierno…
Habiendo tanta y tanta agua,
yo no comprendo
que los campos y la gente
vivan sedientos.

En vez de erigir pantanos
en nuestros ríos
para bañar nuestros campos
con regadíos,
nos plantan nucleares
de gran potencia
y, así, nos cuelgan de un hilo
nuestra existencia.

Aquí las materias primas
son emigrantes:
tomate y tabaco y corcho
y lana y carne…
Teniendo tantas materias,
yo me pregunto:
¿por qué, aquí, no se elaboran
nuestros productos?

Se dice que Extremadura
va con retraso;
nosotros tal las tortugas,
al mismo paso,
porque somos tan apáticos,
tan conformistas
que ya hemos perdido el paso
y hasta la pista.

¿Por qué se extrañan, señores,
de la incultura
si aquí el que escribe cosecha
mucha amargura?
Yo tengo amarga experiencia
de lo que os digo:
¡sembré mi amor en mis libros
y son testigos!

Algunos se ponen precio
como hizo Judas;
su sentimiento extremeño
lo pongo en duda;
porque hay gente de esta tierra
que está al servicio
de aquellos que la arrojaron
al precipicio.

Algunos vivimos fuera,
lejos y tristes,
pero el recuerdo nos riega
nuestras raíces;
viviendo siempre tan lejos,
a mí me extraña
que no nos teja el olvido
sus telarañas.

Caminemos poco a poco,
pero seguros:
los pies de la autonomía
no están bien duros;
luchemos de cuerpo entero,
no por partidos,
por el amor a esta tierra
todos unidos.

Busquemos nuevos caminos
con nuestros medios
sin esperar que, de fuera,
vengan remedios;
que, si estos males de siglos
no se remedian,
será esta tierra escenario
de más tragedias…

martes, 11 de enero de 2011

INCONFORMISTA


No me siento conforme en ese abismo
tan sombrío, tan triste, tan estrecho,
de esa vida de barro satisfecho
donde crece el estéril conformismo.

Voy sembrando semillas de idealismo
en las blancas llanuras de barbecho
para ver si sirviera de provecho
esta siembra de inquieto inconformismo.

No se puede vivir gusanamente,
con el alma enterrada en la basura,
sin ninguna inquietud, indiferente...

Porque, entonces, el hombre pierde altura
si le falta esa fuerza permanente
que lo eleva del barro a la hermosura.

domingo, 9 de enero de 2011

A UN JORNALERO EN PARO

Te apartan a la izquierda como un cero
porque sobran obreros de la cuenta
que echó el latifundismo y ya no renta
el humilde sudor de un jornalero.

Te condenan a un paro lastimero;
ya tu cuerpo no sirve de herramienta
y su fértil sudor ya no alimenta
la avaricia voraz de un usurero.

Todo está programado: la codicia
de unos cuantos que tienen en su mano
el dinero, la tierra y tu destino…

Y te dejan parado en el camino,
mutilando tu impulso más humano
con leyes que defienden su injusticia.