..................

sábado, 26 de noviembre de 2011

DEMOS GRACIA A NUESTRA DEMOCRACIA

 Nuestra vida navega viento en popa:
satisfechos, vivimos a la carta.
Hoy, se come y alguno hasta se harta
y se toma café y puro y copa...

Despreciamos el pan hasta en la sopa
porque dicen que engorda y nos infarta;
cada cual tiene un trozo de la tarta
y se viste a su modo con su ropa.

Demos gracias a nuestra democracia
que permite empaparnos en derroche,
ofreciendo de todo, tal farmacia.

Pero tenga cuidado algún fantoche
no se hunda en un pozo de desgracia
por mear por encima del pitoche...

viernes, 18 de noviembre de 2011

A UN EXTREMEÑO INGRATO

Con cuánta ingratitud, con qué mal trato,
le pagas todo el bien que has recibido
a tu tierra natal: traición y olvido
son las falsas monedas del ingrato.

Y te lavas las manos cual Pilato
en el río de llanto que ha vertido
este pueblo explotado y oprimido
al que vendes a un precio muy barato.

A costa del ajeno sacrificio,
asciendes como humana enredadera
por el árbol social hasta la altura...

¡Sólo buscas tu propio beneficio,
la codicia por única bandera,
y te importa un comino Extremadura!

sábado, 5 de noviembre de 2011

SER HOMBRE ES ALGO MÁS...


Ser hombre es algo más que esa figura
de humanoide ignorante e insolente,
sin que tenga un sentido transcendente
que lo eleve del lodo a la hermosura.

Ser hombre es un proyecto, una aventura
en proceso incesante y ascendente,
tal un Sísifo que sube la pendiente
con su grávida roca hasta la altura.

Ser hombre no es problema de medida
de este homínido bípedo y bimano
cuando alcanza su vida una subida.

Y estará de la bestia muy cercano
si su talla mental no es la debida
para estar a la altura de lo humano.









martes, 1 de noviembre de 2011

TE FUISTE , PADRE MÍO...


         
Al recuerdo  indeleble de mi padre,
       Isidro Mohedas Márquez

Te fuiste, padre mío, a la otra orilla
donde todo es silencio, sombra, olvido…
a gozar del descanso merecido
por tu alma de limpio, sin mancilla.

Ya te fuiste…, dejándome tu arcilla,
tu recuerdo, tu sangre, tu apellido…;
tu descansas ya en paz, padre querido,
y yo vivo en continua pesadilla…

Ya pagaste fielmente esa factura
que les cobra a los seres esta vida
por vivir esta efímera aventura.

¡ Tánto ha sido el dolor por tu partida
que ha vestido mi vida de negrura
y no encuentro una luz, una salida!...