..................

viernes, 28 de marzo de 2014

OTRA VEZ...

    Otra vez, Jaraicejo, aquí me tienes
a mi cita estival , a hacer un alto
en mi humano vivir en sobresalto
entre gases y prisas y vaivenes.

    Las raíces me tiran de mis genes

y retorno feliz y cabizalto
de ese infierno del ruido y del asfalto
con más canas y arrugas por mis sienes.

    En ti, encuentro un edénico remanso,

tan propicio al balsámico descanso
que me sirve de anímico sedante.

    De tu grato regazo no me canso

porque soy hijo tuyo, aunque distante,
y me secas mis penas tal secante.

jueves, 20 de marzo de 2014

ESPAÑA ESTÁ EN ESTADO

   Por mirar hacia atrás, hacia el pasado,
tan preñado de inquina, de cizaña…,
a la patria común tratan con saña
ciertas gentes que pueblan su costado.

    Ya su nombre señero es despreciado
con cainita y satánica campaña;
tienen fobia a nombrarla como “España”
y la “joden”, dejándola en “Estado".

    Ahora quieren pasarle la factura
por un tiempo pretérito imperfecto
de una dura y nefasta dictadura.

   Un presente de encono y desafecto
amenaza llevarla a la fractura
en futuro que no será perfecto.


viernes, 7 de marzo de 2014

A UN NECIO

Costumbre contumaz es en el necio
pagar al que cultiva la cultura,
de su excelsa tarea la factura,
con patadas morales de desprecio.

Por ceguera mental, no siente aprecio
hacia un mundo de brillo y de hermosura,
su ignorancia le inunda de negrura
y no sabe... apreciar el justiprecio.

Cual caspa capilar, yo me sacudo
a ese necio tan manco de inquietudes,
aspirante a lo ancho del embudo.

Su actitud es por falta de aptitudes
-su cabeza es testuz por testarudo-
y al que sabe le escupe ingratitudes.

martes, 4 de marzo de 2014

A LA MADRE DE UNOS EMIGRANTES EXTREMEÑOS

"A José María Carceller e Isidora Delgado Cuenca, por su interés y ayuda en mi tarea poética"


Como una triste sombra dolorida,
sentada en un rincón la pobre anciana,
por cada pena, le salió una cana
y por cada hijo que emigró, una herida.

En un trozo de noche convertida,
envuelta en un mantón de negra lana,
va gastando sus años con desgana,
¡ ya no siente el latido de la vida !

Es ya sólo recuerdo sin consuelo,
arrugada materia atormentada,
nubecilla de tela sobre el suelo.

Ya espera solitaria y resignada
- más lejos de la tierra que del cielo -
su retorno a la sombra y a la nada...