..................

miércoles, 2 de noviembre de 2016

EPITAFIO PATERNO

En este angosto orificio,
un labrador verdadero
se sembró de cuerpo entero
haciendo honor a su oficio.

Vivió de espaldas al vicio;
de la virtud compañero
y fue un ejemplo señero
de ternura y sacrificio.

Que encuentre eterno descanso
en este humilde remanso...
¡Lo tiene bien merecido!

Escrita tengo su historia
en mi sangre... y su memoria
guardo del voraz olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada