..................

domingo, 16 de octubre de 2016

NO ME PUEDO CALLAR...

No me puedo callar porque el que calla
es cómplice y culpable del delito
y tengo que gritar - ¡lo necesito!-
la verdad de ni tierra que me estalla.

Retumba mi estallido en la muralla
de algunos corazones de granito
que agigantan el eco de mi grito
en forma de una fónica metralla.

No soporto la gélida caricia
de un silencio que sólo beneficia
la opresión y el expolio de mi gente.

¡Clamaré si, dormida la justicia
no escuchara mi grito más potente
ante tanta injusticia permanente!

(1) Como hay gente que me solicita mi primer libro, "Despierta, Extremadura, de tu sueño" (ya agotado en su tercera edición), estoy introduciendo algunos poemas de ese libro... Son poemas anteriores a la autonomía de Extremadura y las mejoras que ésta trajo a nuestra región...

A UN PARÁSITO EXTREMEÑO

Esponja de sudores campesinos,
parásita y humana sanguijuela
que sólo se alimenta y se consuela
bebiéndose el sudor de sus vecinos.

Y defiende , con ímpetus mezquinos,
las leyes del embudo y la cazuela
y mira con temor y con cautela
los cambios y progresos repentinos.

Y vive como zángano en colmena,
comiendo si escrúpulos la miel
que absorbe avaricioso a boca llena,

 A costa de los callos de otra piel,
se enriquece su vida y, en la ajena,
va sembrando la amargura de la hiel...